Visitando Pacientes en el Hospital de Nuestra Señora de Lourdes

0
7

El lunes 11 de febrero, visité el hospital de Nuestra Señora de Lourdes en Camden, en observancia del Día Mundial de los Enfermos que se celebra anualmente en la Fiesta de Nuestra Señora de Lourdes. Visité seis (6) pacientes. Oré con ellos; hablamos sobre sus temores y preocupaciones relacionados con su enfermedad y hospita-lización; y los consolé con palabras de nuestra fe. Dos de las pacientes habían dado a luz recientemente y había gran alegría en sus habitaciones. Bendecí a los recién nacidos. La vida, es tan valiosa después del nacimiento como la vida es tan valiosa en el vientre de la madre.

Era obvio que mientras viajaba por el hospital había un personal médico muy dedicado en Lourdes: médicos, enfermeras, técnicos, ayudantes, administradores, etc. Además, el ambiente católico es evidente. El enfoque de la institución está en los enfermos que están acompañados médicamente; socialmente; humanamente, y religiosamente por el personal.

El Día Mundial de los Enfermos se celebra anualmente en toda la Iglesia. El Papa Francisco preparó un importante mensaje para la celebración de este año. Él escribió: “cuidar a los enfermos requiere profesionalismo, afecto, gestos directos y sencillos dados libremente…” Yo los vi en Lourdes. El Santo Padre también escribió que “las instituciones médicas católicas no deben caer en la trampa de simplemente administrar un negocio; deben preocuparse más por el cuidado personal”. Yo también vi esto en Lourdes. El Papa continuó: “ Un espíritu de generosidad debe inspirar especialmente a las instituciones médicas católicas… llamadas a dar un ejemplo de entrega, generosidad y solidaridad en respuesta a la mentalidad de lucro a cualquier precio, de dar por el bien de obtener, y la explotación sobre la preocupación por la gente”. Una vez más, estas virtudes son evidentes en el cuidado de los enfermos en Lourdes. Enseñanzas como estas de nuestro Santo Padre contribuyen a crear un espíritu católico en el hospital.

Es bueno tener una institución de salud católica en nuestra diócesis ya que somos testigos de los continuos ataques a la vida; los sistemas de seguros que buscan ganancias y el fracaso del gobierno en poner servicios de salud accesibles para todos.

También es muy bueno para la ciudad de Camden tener en ese extremo de la Avenida Haddon, una institución en la que una imagen de la Santísima Madre, la Madre de Jesús, Salus Infirmorum (Salud de los Enfermos) mire a la ciudad, a su gente y a todas las mujeres y hombres que ingresan en el Hospital de Lourdes.