Todos se benefician si los inmigrantes indocumentados pueden conducir legalmente en Nueva Jersey, afirman los defensores

0
7

CHERRY HILL: las calles estarán más seguras si tiene éxito el motivo que llevó a 30 personas a Cristo Nuestra Luz (Christ Our Light), la tarde del 4 de febrero, llegando en automóvil ya que el centro parroquial está ubicado en la concurrida avenida Kings Highway.

Además, mientras que los ciudadanos de Nueva Jersey no pagarían primas más altas, las compañías de seguros obtendrán millones de dólares. El estado de Nueva Jersey también recibirá millones de dólares adicionales en ingresos.

Pero esos no son los beneficios por los que el grupo oró cuando se reunieron. El objetivo de este grupo interreligioso, Acción Multi-Religiosa para la Justicia Social (Multi-Faith Action for Social Justice), actualmente está relacionado con la expansión del acceso a las licencias de conducir para los inmigrantes indocumentados y otros grupos que no pueden conducir legalmente.

Ellos están motivados por el sentido de la justicia y su compasión por los residentes que necesitan ir al trabajo y hacer las compras de alimentos, y llevar a sus hijos a la escuela y a las citas médicas.

Un grupo aparte dominado por mujeres, muchas miembros del grupo son de parroquias católicas locales, pero también hay judías, musulmanes, protestantes y miembros de la Iglesia local Unitaria Universalista. Se ha estado reuniendo durante más de un año, y tienen la esperanza de que Nueva Jersey se convierta en el 13° estado en permitir que todos los residentes, independientemente de su estatus migratorio, soliciten una licencia de conducir.

Si bien el grupo de Cherry Hill se involucró con el tema debido a sus creencias religiosas, hay un aspecto práctico del debate. Jorge Torres de Fe en Nueva Jersey (Faith in New Jersey), quien fue orador invitado en la reunión del 4 de febrero, argumentó que las carreteras serán más seguras si todos los conductores tienen licencias, lo que significa que se les otorgó una licencia después de pasar una prueba escrita y una prueba de manejo. Señaló que su padre era un inmigrante indocumentado de Ecuador y por lo tanto no tenía una licencia. Conducía, pero, sin que se le hayan enseñado las reglas de tránsito en Estados Unidos, “conducía como conducía en Ecuador”, dijo Torres.

Muchos conductores sin licencia tienen un registro y un seguro que han podido comprar en otros estados. Una licencia de NJ mantendría esos ingresos en el estado.

La Perspectiva de Política de Nueva Jersey (NJPP), una organización de investigación sin fines de lucro, estima que si se amplía el acceso a las licencias de conducir, las compañías de seguros recibirían alrededor de $223 millones en primas adicionales cada año. También que el estado de Nueva Jersey recibiría $11.7 millones en nuevos ingresos de las tarifas pagadas por los nuevos solicitantes de licencias de conducir y las renovaciones de licencias.

“Dado que el seguro de automóvil es obligatorio en Nueva Jersey, las licencias de conducir universales permitirían que miles de conductores obtengan cobertura de seguro de automóvil, reduciendo así el número de conductores sin seguro, un costo que actualmente absorben todos los conductores asegurados”, declara NJPP en su sitio web. “En Utah, que ha permitido a los inmigrantes indocumentados conducir legalmente desde 1999, la tasa de conductores sin seguro bajó un 20 por ciento”.

NJPP también cita estudios que indican que la expansión de la licencia ha conducido a una “dismi-nución significativa” de los accidentes de choque y fuga en California y a una disminución del 23 por ciento en muertes de tráfico en Nuevo México.

La campaña estatal para ampliar los privilegios de manejo en Nueva Jersey – un esfuerzo de organización de base con peticiones, campañas de tarjetas postales, llamadas a los legisladores y reuniones públicas – ha estado en marcha durante años. En 2006, se introdujo una legislación para permitir que todos los residentes de Nueva Jersey sean capacitados, aprobados, autorizados y asegurados, la cual no pasó.

Hace más de cuatro años, los activistas por la causa caminaron dos millas en pleno verano, desde San José Pro-Catedral en el este de Camden hasta la Alcaldía Municipal para aprobar una resolución en apoyo de la legislación estatal para ampliar la elegibilidad del conductor para los indocumentados.

El tema parece girar en torno a una batalla política familiar. “Los partidarios dijeron que la concesión de licencias a los inmigrantes haría que las carreteras fueran más seguras al educar a los conductores y ha-cerlos más propensos a tener seguro”, informó el pe-riódico New York Times en 2015, cuando Colorado, un estado con una alta población hispana, comenzó a acceder a las licencias para los indocumentados. “Los opositores dijeron que alentaría la inmigración ilegal y serviría como un parche defectuoso para un sistema federal de inmigración que no funciona”.

Los grupos policiales respaldaron públicamente el proyecto de ley de licencia de conducir en Colorado, informó el Times.

Los defensores de Nueva Jersey tienen la esperanza de que haya llegado el momento adecuado para el Estado Jardín.

Conduzcamos NJ (Let’s Drive NJ) afirma que los “electores registrados y probables votantes en Nueva Jersey” apoyan la legislación por un margen de 2-1, que la nueva legislación propuesta tiene más de 20 patrocinadores y que el gobernador Murphy ha señalado que está dispuesto a firmar la legislación si llega a su escritorio.

El grupo que se reúne en Cristo Nuestra Luz, Acción Multi-Religiosa para la Justicia Social, actualmente está esforzándose para alentar a las personas a firmar peticiones y ponerse en contacto con sus legisladores para obtener un proyecto de ley de la Asamblea, A4743, fuera de comisión y para la votación.

El proyecto de ley requiere que los solicitantes presenten prueba de identidad, fecha de nacimiento y residencia en Nueva Jersey, además de pasar la prueba de manejo, para obtener una licencia. La licencia de conducir creada bajo esta política incluirá el lenguaje de “Límites Federales Pueden aplicar” que indica que no se puede usar legalmente con fines de identificación federal, como volar, votar o ingresar a ciertos edificios federales.

Conduzcamos NJ (Let’s Drive NJ) resume su posición de esta manera: “Permitir que todos los residentes de Nueva Jersey, que puedan probar su identidad y residencia en el estado, reciban capacitación, una licencia y seguro, hará que el estado sea más seguro, ayudará a la economía del estado y aumentará el bienestar de las familias”.